Saltar al contenido
Reformas de cocinas

Reforma tu casa

    Si estas buscando renovar tu hogar y no sabes por dónde empezar, este blog es para ti. Nadie nace sabiendo, y mucho menos teniendo idea sobre cómo planificar una reforma o renovación para su casa.

    Una reforma es un rediseño que realizas a tu hogar, ya sea segmentada o completa, y una vez que te sumerges en este proyecto, es importante que busques a los mejores profesionales que puedan entender tu idea y ejecutarla tal cual. También tienes que tener paciencia, pues no es un trabajo que se haga de la noche a la mañana.

    Tanto si la reforma es pequeña o es grande es bueno que sepas solo con tener paciencia no vas a poder tener tu reforma se realice, también hará falta que te organices y no nos referimos solamente a la limpieza.

    Una reforma no es un asunto sencillo, tampoco es una decisión que se tome de la noche a la mañana, y en ocasiones hasta caótica. Según Jessica D´Itri Marés, una diseñadora de Thounsand Oaks, planificar la reforma de un hogar ya es difícil de por sí, por no mencionar de la capacidad mental y emocional que se necesita para buscar dónde o cómo vivir durante el tiempo en el que se realiza la reforma.

    Si quieres evitar todo el caos que esto implica, o sientes que no estas en condiciones de afrontar una reforma integral en tu hogar, no tienes que renunciar a realizar tu renovación, y aquí te tenemos la solución para planificarte y hacer reforma por fases.

    En Top4 Construcciones te mostraremos por donde puedes comenzar, y una forma menos caótica de reformar tu espacio para que el resultado final sea todo lo que buscabas.

    Reforma tu casa siguiendo estos pasos

    • Comienza por el baño: El baño es uno de los primeros espacios por los que se debe iniciar a realizar una reforma, que estas estancias suelen estar separadas del resto del hogar, inclusive al nivel de revestimientos y pavimentos. Lo ideal es comenzar por derribar las paredes en caso de que sea necesario para la reforma, además de las regatas para las instalaciones, continuar con las baldosas, el plato de la ducha y los sanitarios, mientras que el falso techo y la colocación del mobiliario se dejan para el final.
    • Sigue por la cocina: Si comenzaste por el baño, lo ideal es que continúes con la reforma de la cocina o a la inversa. En Top4 Construcciones te recomendamos dejar para el final la colocación del mobiliario de la cocina, aunque hay interioristas y diseñadores que prefieren ponerla antes para poder ahorrarse las baldosas que quedan ocultas debajo de ellos y del techo falso. Esto así ya que comúnmente se juegan con estos elementos para que puedan quedar a la medida del mobiliario y de esta forma evitar que queden huecos en el espacio del mobiliario y el techo. 
    • El caso es diferente si la cocina tendrá un concepto abierto: cuando quiere integrar tu cocina a la al área de la sala de estar, es decir, un concepto abierto, debes saber que la reforma de la cocina también afectará este espacio y más si tu intención es unificar el pavimento de ambos espacios. También es bueno que sepas que al tirar de un tabique es probable que algunas de las instalaciones del espacio como los enchufes, se vean afectadas. Es importante que tengas esto en cuenta porque es posible que merezca la pena realizar una reforma de ambos espacios al mismo tiempo.
    • Luego sigue el suelo: luego de reformar el baño y la cocina, el próximo paso es el suelo o pavimento. Si deseas unificar el suelo con el resto de los espacios de tu hogar lo más recomendable es que la instalación se haga toda en conjunto. Si durante la reforma de la cocina o del baño el suelo que vas a colocar en el resto del hogar, es recomendable que, en su momento, la compres toda junta. Si no lo haces así, podrías correr el riesgo de que se agote, o que haya alguna diferencia en los colores o las formas, según la partida de los materiales.
    • Ahora siguen las puertas: tanto si prefieres renovar tus puertas o aprovechar las que ya tienes instaladas en tu casa, es vital que el suelo ya esté instalado antes de que sean colocadas, ya que es posible que haya que recortarlas unos centímetros para que queden ajustadas al espacio. Sobre todo, si instalaste el nuevo suelo encima del viejo. Solo pudieras hacerlo a lo inverso si optas por utilizar microcemento, puesto que los grosores son muy menores.
    • Las ventanas: lo mismo que cuando instalas las puertas, cuando haces una reforma en las ventanas de tu hogar, es importante que se instalen después que el suelo ya ha sido colocado. Sobre todo, cuando tienes ventanas del tipo balconeras, ya que la altura del nuevo suelo podría dificultar la apertura de estas.
    • La instalación de aire acondicionado por conductos: si tu idea es instalar aires acondicionados por conductos, lo ideal es que lo dejes para casi el final de la reforma. Lo importante es que tengas prevista esta instalación desde que comiences con la obra, ya que, si deseas que llegue a la cocina y al cuarto de baño, tendrás que dejar un hueco lo suficientemente espacioso en el falso techo para que puedas colocar el aire acondicionado. Como una media, se calcula que con unos 30 centímetros de altura sería suficiente para poder instalarlo.
    • El aire acondicionado por splits: este tipo de reforma puede resultar más complicada de lo que puede parecer, ya que deberás hacer regatas para poder instalarlos y llevar el conducto de su desagüe de agua hasta el baño o la cocina más cercana.
    • Luego sigue el papel pintado y la pintura: en una reforma, los acabados siempre suelen dejarse para el final, puesto que durante el proceso de la reforma es probable que las paredes puedan sufrir algún golpe, y la pintura es la que arreglará todos estos baches o desperfectos. En el caso de utilizar papel tapiz o pintado, es recomendable que prepares las paredes como si estas fueran a ser pintadas pare evitar que se vean imperfecciones.

    Sigues con dudas? En Top 4 Construcciones podemos asesorarte. Comunícate con nosotros o visita nuestra web para más detalles.