Saltar al contenido
Fontanero

Fontanero

    El fontanero, es el encargado de: mantener, reparar e instalar las tuberías de agua, además, de la calefacción central y los sistemas de drenaje (tanto en hogares como en cualquier otro tipo de espacio).

    Si estás buscando reparar algunos de estos servicios en tu residencia o empresa, puedes comunicarte con Top4 Construcciones y estaremos encantados de ponerte en contacto con uno de nuestros fontaneros. Nosotros nos encargamos de la instalación de calderas y radiadores para una calefacción individual, realizamos el proyecto y la legalización de estas instalaciones, renovamos y/o sustituimos los radiadores para la calefacción central.

    También nos encargamos por completo de la sustitución de instalaciones de agua sanitaria caliente y fría, en los baños y las cocinas, instalamos y suministramos de mamparas, columnas de duchas, aparatos sanitarios, griferías y mucho más.

    Las funciones de un fontanero

    Un fontanero repara, mantiene e instala los sistemas de agua caliente y fría, se encarga de los servicios sanitarios, de las tuberías, de los sistemas de calefacción y de los sistemas de suministro de gas inclusive. Los fontaneros también pueden trabajar la impermeabilización de techos.

    Además, los fontaneros pueden trabajar en una gran variedad de lugares, incluyendo edificios, casas, sanitarios, tuberías y sistemas de calefacción, también suministros de gas. Estos expertos pueden trabajar en la impermeabilización de techos. Como vez, la función y trabajo de los fontaneros es bastante versátil.

    Igualmente, para poder realizar su trabajo necesitan distintos tipos de instrumentos y herramientas, manuales y eléctricas tales como llaves inglesas, llaves, cortadoras, sierras, equipos de soldadura, etc. También se encargan de doblar, unir, cortar y fijar distintos tipos de materiales como son aluminio, zinc, cobre, hierro y plástico.

    Los trabajos de instalación de los fontaneros incluyen sistemas de drenajes, sistemas de calefacción central junto con sus tuberías y sistemas de refrigeración industriales y de gran tamaño.

    Una vez que el equipo es instalado en la residencia, edificio o empresa, los fontaneros se encargan de ponerlo a prueba para poder asegurarse de que este va a funcionar de manera segura y eficiente.

    Los trabajos de reparación y mantenimiento de los fontaneros deben incluir el mantenimiento de rutina y las reparaciones de emergencia. Estos trabajos de reparación constan de reparar o reemplazar piezas dañadas, identificar averías, realizar pruebas y certificar que el sistema instalado funciona correctamente.

    Las funciones y trabajos de un fontanero pueden ser solicitados de manera imprevista, sobre todo en la época de invierno cuando las tuberías se congelan.

    ¿Es lo mismo un plomero o un fontanero?

    Hoy en día aún se les llama de manera indistinta como fontanero o plomero a aquel profesional que se encarga de la instalación o reparación de las tuberías de agua o gas, los equipos sanitarios y otros tipos de sistemas que manejan fluidos. Pero, ¿cuál debe ser el término correcto para referirnos a quienes hacen este trabajo?

    De origen, durante los tiempos en los que el imperio Romano iba creciendo, la palabra plumbarius hacia relación a toda aquella persona que se dedicaba a reparar grietas y otros trabajos de mantenimiento e instalaciones de agua. Mas que nada, los plomeros eran los que trabajaban con las tuberías de plomo, el material por excelencia de aquel entonces para las tuberías de la época, esto así, no solamente por su flexibilidad, sino porque no modificaban el sabor del agua, lo que genera interés puesto que el plomo era también el material preferido para utilizar en los conductos de la era Romana, puesto que es un tipo de material que pudiera provocar saturnismo, que es una intoxicación provocada por la ingesta de los residuos del plomo.

    Mientras tanto, se le llamaba fontanarius a quienes daban mantenimiento e instalaban las fuentes que, en aquellos tiempos, eran los lugares donde la comunidad se abastecía de agua. Tanto la corporación de fontaneros o los grupos de fontaneros, llamados collegia fontanariorum y artifex plumbarius, hacían alusión a aquellas personas que se dedicaban a labores parecidas o similares, por lo que no causa impresión que, al pasar de los años y el tiempo, ambas palabras se convirtieran prácticamente en las mismas o en sinónimos.

    A la luz de lo ya mencionado, cabe destacar que ni la palabra plomero, ni la palabra fontanero asignan un sentido estricto la labor que realizan estos profesionales hoy en día. Las fuentes ya no se utilizan para abastecer de agua a las comunidades y ahora son espacios que embellecen los paisajes de las ciudades. Por otro lado, las tuberías de plomo se utilizan cada vez menos en los trabajos de plomería, para decirlo de otra manera, ninguna de las dos palabras es más correcta que otra.

    Simplemente se trata del uso que las personas le den al lenguaje en cada región del mundo, pues, mientras el fontanero es más usual en España, el plomero se utiliza más en otros continentes como América, pero lo cierto es que ambos términos mantienen sus raíces y nos recuerdan lo antigua, milenaria y necesaria que es la profesión de estos expertos.

    ¿Cuál es el perfil profesional de un fontanero?

    Entre otras cosas, los fontaneros necesitan:

    • Trabajar cuidadosamente, saber interpretar planos, siguiendo los parámetros y especificaciones preestablecidas
    • Tener buenas destrezas prácticas
    • Tener buenas habilidades para relacionarse con los demás, puesto que tendrá que trabajar y conversar con los clientes frecuentemente
    • Tener buena forma física puesto que su trabajo y funciones van a necesitar que se mantenga en posición flexionada por un tiempo prolongado o trabajar en espacios incómodos o reducidos
    • Debe sentirse cómodo al trabajar en las alturas
    • Debe estar consciente de la importancia de la seguridad y la salud en esta industria

    Puesto que los fontaneros utilizan utensilios y herramientas de cortes afilados, por lo que no deberían sufrir dolencias médicas como mareos frecuentes o desmayo, puesto que esto pudiera representar un problema y un peligro para sus compañeros y demás trabajadores.

    Mantenerse desplazándose entre un área local es común entre los fontaneros, por lo que tener licencia de conducir pudiera ser un requisito indispensable para algunas empresas.